50º Aniversario de la convocatoria del Concilio Ecuménico Vaticano II

50º Aniversario de la convocatoria del Concilio Ecuménico Vaticano II  

El 25 de enero del 1959, en el Monasterio anexo a la Basílica de San Pablo extramuros, el Papa Juan XXIII anunció su decisión de convocar un Concilio Ecuménico: el Concilio Vaticano II, una reunión de todos los obispos del mundo para examinar diversos problemas relativos a la vida de la Iglesia. El Concilio se abrió, sin embargo, tres años después, precisamente el 11 de octubre de 1962, precedido por una peregrinación de Juan XXIII a Loreto y Asís; fue la primera vez, después de 1870, que un Pontífice dejaba el Vaticano para ir de peregrinación. Sin embargo, Juan XXIII no vio los frutos del Concilio; murió el 3 de junio de 1963 y los trabajos conciliares terminaron el 8 de diciembre de 1965, bajo el pontificado de Pablo VI. El Concilio trajo numerosas e importantes novedades que marcaron profundamente la vida de la Iglesia, desde la celebración de la Misa con el altar vuelto hacia el pueblo, hasta la introducción de lenguas modernas en lugar del latín en la liturgia, hasta la apertura al diálogo ecuménico y la libertad religiosa. En el 50¨ aniversario del Concilio Vaticano II se recuerdan las palabras pronunciadas por el Santo Padre Benedicto XVI en su primera homilía como Papa, donde subrayó querer «afirmar con fuerza la voluntad decidida de continuar en el compromiso de actuación del Concilio Vaticano II». El sello para la emisión dedicada a este aniversario es la reproducción de una placa en bronce del artista Luciano Minguzzi. La placa original está colocada sobre la Puerta del Bien y del Mal, en la Basílica de San Pedro, realizada entre 1970 y 1977.