750º ANIVERSARIO DEL MILAGRO DE BOLSENA

750º ANIVERSARIO DEL MILAGRO DE BOLSENA  

Según la tradición, un día del verano de 1263, un sacerdote bohemio, llamado Pedro, había ido en peregrinación a Roma con la intención de resolver las dudas de fe que habían puesto en crisis su vocación. Durante el viaje de regreso de Roma, reforzada su fe tras haber rezado ante la tumba del apóstol Pedro, fue a celebrar la Misa en la iglesia de Santa Cristina en Bolsena; mientras celebraba el rito eucarístico, comenzó milagrosamente a salir sangre de la hostia y el sacerdote, profundamente turbado, envolvió todo en el corporal y en los linos sagrados y salió del santuario. Tras reponerse de la sorpresa, fue a Orvieto donde residía el entonces Pontífice Urbano IV para referir cuanto le había sucedido. El Papa, para verificar las afirmaciones del religioso, mandó inmediatamente al obispo Giacomo al lugar del prodigio. A su regreso, las reliquias del milagro fueron llevadas por toda la Corte papal en procesión por las calles de la ciudad, adonde habían acudido mientras tanto millares de fieles. A estos sucesos milagrosos se debe la construcción del Duomo de Orvieto, donde se conserva el corporal manchado de sangre. El 11 de agosto de 1264, el milagro fue reconocido oficialmente por el papa Urbano IV con la bula «Transiturus de hoc mundo», promulgada en Orvieto. Un detalle de la obra de Rafael Sanzio, famosa como la «Misa de Bolsena» (Estancias de Rafael, Museos Vaticanos) reproducida en un folleto filatélico, conmemora los 750 años transcurridos desde este milagro.