500° ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE BRAMANTE

500° ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE BRAMANTE  

Este año se celebran los 500 años de la muerte de Bramante, arquitecto y pintor italiano, considerado entre los mayores artistas del Renacimiento. La Oficina Filatélica y Numismática lo celebra con la emisión de un folleto filatélico en el que está representada la escalera helicoidal proyectada por él, del patio octagonal del Belvedere (Estado de la Ciudad del Vaticano). Se conoce muy poco de su primera formación mientras se sabe que, siendo joven, se perfecciona en Urbino donde puede admirar de cerca artistas como Piero de la Francesca, Paolo Uccello, Mantegna y Melozzo da Forlí. Tras un breve período en Bergamo, se traslada a Milán donde ejecuta, sea en cualidad de arquitecto como de pintor, numerosos trabajos en la corte de Ludovico el Moro. De su actividad de pintor nos han llegado pocos frescos, mientras quedan los testimonios de sus intervenciones arquitectónicas, proyectadas por él, ya sea en Milán (Santa María en San Satiro, Basílica de San Ambrosio, Santa María de las Gracias), como en el territorio del ducado (Duomo de Pavía). En 1499, tras la caída de los Sforza, se traslada a Roma, donde obtiene enseguida importantes encargos y donde encuentra un ambiente intelectual y artístico que permea y eleva su arte. A él se debe la realización del claustro de Santa María de la Paz, del Templete de San Pedro en Montorio y del Patio del Belvedere. En 1506, Julio II nombra a Bramante arquitecto pontificio, encargándole numerosos proyectos urbanísticos, entre los cuales, el más importante, la demolición y reconstrucción de la antigua basílica constantiniana de San Pedro. Su proyecto es original y grandioso, pero no fue nunca realizado por sobrevenir la muerte del Papa, en 1513, y del mismo Bramente, al año siguiente. El templo de su vida terrena fue, no obstante, suficiente para hacer de él el primer gran innovador de la arquitectura italiana del Renacimiento.