APARCAMIENTO SANTA ROSA

El nuevo aparcamiento subterráneo Santa Rosa, situado en la plaza del mismo nombre, ocupa una parte de las antiguas instalaciones dedicadas al Servicio automovilístico del Vaticano.

 La exigencia de encontrar nuevas superficies de aparcamiento dio lugar a la elaboracion de un plano urbanístico que permitiera utilizar nuevos espacios para aparcamiento de vehículos, dando así continuidad a los aparcamientos al aire libre de la fuente de la Galea (1.100 m2), realizado en 1993, y el de la Estación, concluido en 1997, con 280 plazas. El nuevo aparcamiento se encuentra situado al Noreste de la ciudad, junto a la sede de otras instituciones y oficinas como los Servicios de Sanidad e Higiene, Autoparco, L’Osservatore Romano, Farmacia, almacenes de mercancías, en un área que anteriormente tenía problemas de viabilidad por la falta de espacio. La zona comprendida entre el Palacio del Belvedere, Muros Vaticanos adyacentes a la via León IV y el Autoparco, ha adquirido relevancia por el nuevo edificio que alberga un aparcamiento subterráneo y espacios para servicios y oficinas.

Durante la primera fase de construcción, se realizó un importante trabajo de seguridad y de contención de muros para evitar el perjuicio de edificios cercanos. En la obra fue utilizado cemento armado, paneles de polesterol de alta densidad para el revestimiento de los muros, pilares circulares y vigas longitudinales. Las excavaciones junto a la muralla vaticana de la via Leon IV hubieron de ser ulteriormente reforzadas para preservar el hallazgo de un cuniculo arqueológico en dicho lugar.

El nuevo edificio, funcional y de líneas simples, ha sido construido respetando la imagen y dimensiones del entorno, con materiales ya utilizados en la construcción del aparcamiento de la Estación, a tono con los utilizados en edificios cercanos. La decoración de cornisas de travertino en ventanas y accesos otorga un toque sobrio, modesto y funcional al conjunto.

Las excavaciones para el nuevo aparcamiento han mostrado a la luz una nueva área de la necrópolis triunfal del siglo I y II d.C. que llegaba hasta la colina Vaticana, según se describe en el mapa arqueológico del Vaticano y en estudios preliminares que hicieron considerar toda la zona como “área histórica”.

Página 3 de 4