Dirección de las Villas Pontificias

Villas Pontificias

Mediante el tratado de Letrán firmado en 1929, Italia reconocía a la Santa Sede la plena propiedad del Palacio Pontificio de Castelgandolfo que incluía las anejas villas del Moro y Cybo, y se obligaba a ceder “la villa Barberini en Castelgandolfo con todas las dotaciones y relativas dependencias” (art. 14 del tratado). Pio XI completó después la residencia con la adquisición de terrenos hortícolas cerca de Albano para el establecimiento de una pequeña granja.

Las Villas Pontificias de Castelgandolfo ocupan una superficie de aproximadamente 55 hectáreas (11 más que la Ciudad del Vaticano), de las cuales, 30 corresponden a jardines y 25 a la actividad agrícola según criterios estéticos de rústico jardín. Toda la residencia goza del privilegio de inmunidad extraterritorial.

Los inmuebles existentes están constituidos por el Palacio Pontificio (que alberga también el Observatorio Astronómico vaticano), Palacio Barberini, estancias de servicio para empleados, una central eléctrica, oficinas, dependencias de la granja y establos para el ganado. Se encuentran también los edificios que ospedan a la comunidad religiosa de Maestras Pías Filippini con la guardería de Villa Cybo y, en el extremo de la finca, limitando con Albano, dos monasterios de clausura de Monjas Clarisas y Basilianas. En el inmueble situado en la plaza, anexo a la Iglesia pontificia de “Santo Tomás de Villanueva”, se halla la casa parroquial gestionada por los salesianos.

La antigua Sala de Audiencias de Villa Cybo con el jardín adjunto, casi una hectárea de extensión, fueron cedidos  mediante acuerdo gratuito por veinticinco años al Movimiento Focolare.

Las Villas poseen una instalación propia autónoma que permite el abastecimiento de agua del lago para satisfacer las necesidades hídricas y de riego, y un acueducto que trae el agua potable desde el manantial de Palazzolo, propiedad de la Santa Sede.

La Dirección se ocupa del cultivo y manutención de los jardines, invernaderos y especies arbóreas, como también de las cosechas agrarias, plantaciones y crianza del ganado. Atiende igualmente a la recogida, elaboración y venta de productos florales, agrícolas, zootécnicos y derivados excedentes, y asegura la conservación de todos los inmuebles, el eficiente funcionamiento de las instalaciones hidráulicas, eléctricas, térmicas y telefónicas, y demás instalaciones técnicas existentes.

La Dirección tiene responsabilidad además sobre el parque de automóviles de las Villas, servicios prestados y manutención de maquinaria agrícola; asegura, asímismo, todos los servicios relativos a la estancia del Santo Padre en Castelgandolfo.